side-area-logo

¡Manos arriba! no arregles tú mismo las gafas

¡Manos arriba! no arregles tú mismo las gafas

Qué hacer cuando las gafas aprietan o se deslizan

Especialmente en los días más calurosos del año, pasa una y otra vez que las gafas se deslizan o que las plaquetas (los apoyos sobre la nariz) se deterioran hasta tal punto que piden ser renovadas a gritos.

Si eres uno de esos manitas que prefieren arreglárselas solos en vez de llevar las gafas al óptico, hay un par de factores que tienes que tener en cuenta antes de empezar

El culpable es el sudor

Cada vez que arrecia el calor, el sudor se encarga de que que nada permanezca en su lugar, ya sea el maquillaje o las gafas. El sudor es el peor enemigo de un usuario de gafas, y es tan molesto que, con la impaciencia, tal vez quieras manipular tú mismo tus gafas para intentar arreglarlas. Pero, ¿es recomendable hacerlo?
En Optica Rodríguez Viñals solo te podemos recomendar que no lo hagas por ti mismo. Si los terminales de las gafas no se ajustan a tus orejas como el primer día, la única forma de repararlas es calentando el material del que están hechas para moldearlas nuevamente. Si no se hace de esta forma, la montura se puede romper y entonces sí tendrías que repararlas por completo. Lo más probable es que no lo cubra la garantía.
Para calentar el plástico no se puede utilizar una vela ni tampoco la estufa o el quemador de la cocina. Se hace con un ventilador especial que arroja aire caliente sin quemar el material de la gafa. El aparato permite sujetar las patillas y terminales de las gafas al tiempo que las calienta, así el aire sale uniformemente y se evita deformarlas. Hay también aparatos que funcionan por inmersión de la montura en un “baño” de bolitas de vidrio calientes.
Como ves, no es tan simple reparar tus gafas. Por eso, en estos casos te recomendamos siempre ir a tu óptico de confianza. Dependiendo de la óptica, estos arreglos los cubre el servicio gratuito postventa.
También puedes aprovechar para que le hagan a tus gafas una limpieza con máquina de ultrasonidos y le cambien las plaquetas, de manera que salgas de la óptica con gafas limpias y ajustadas.

Consejos para los manitas

Si a pesar de todo prefieres hacer algunos ajustes por tu cuenta, como apretar los tornillos o limpiar las gafas, entonces asegúrate siempre de utilizar las herramientas adecuadas.
Si quieres ajustar los tornillos utiliza un mini destornillador. Si quieres limpiar las lentes, lo mejor es ponerlas bajo el agua del grifo, utilizar unas gotas de jabón neutro (por ejemplojabón líquido de manos, nunca lavavajillas) y secar con la gamuza de microfibra. Siguiendo estos pasos verás como los resultados son óptimos.
No utilices alcohol, detergentes abrasivos o limpiacristales, estos limpiadores son muy agresivos y pueden dañar los revestimientos de la superficie de las lentes (como los tratamientos antiarañazos y antirreflejante).

Comments